Con la despedida en los labios

Me dejaste con la despedida en los labios.
Te marchaste sin avisar demasiado,
sólo dando indicios de que eras pasajera.
Intenté convencerte pero
desarticulaste mi repertorio de te quieros.
Me miraste y me dejaste allí callado
como si ya me hubieras dicho todo
pero no te atreviste a enfrentarte a mis lágrimas.
Y yo parado, intentando inquirir un gemido hueco
que se perdió en el ralentí del viento,
te vi marcharte igual que habías venido,
llena de inseguridades y lamentos.
Decir  que dejaste huella sería
darle demasiada importancia a tus besos,
que sangraban en mi piel amargos recuerdos.
No mentiré diciendo que hubiese cambiado por ti
hasta mis versos,
pero tampoco sería verdad si dijese
que nunca me amarga tu memoria.
Decidí aprender a olvidarte,
era la mejor opción para este corazón
que busca en cada pecho nuevas vías de escape.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s